19
Mié, Dic

Pujols, a las puertas de 3,000 hits y con tiempo para reinar entre los extranjeros

Deporte
Typography

SANTO DOMINGO. Mike Hampton dominó con cinco pitcheos en dos turnos (rodado a tercera y elevado al izquierdo) a Albert Pujols hasta que en el séptimo episodio el dominicano, en conteo de 2-0, conectó una recta del zurdo que colocó la pelota en terreno fair del left field.

Fue la tarde fría del lunes dos de abril de 2001, en el amigable Coors Field, un batazo que probablemente los 48,113 espectadores eufóricos que vieron a los Rockies ganar 8-0 a los Cardenales pasaron por alto, pero cuya pelota reposa en la mansión del toletero en San Luis.

Cuando Pujols disparó ese primer hit de su carrera, Alex Rodríguez ya acumulaba 966 y Adrian Beltré (el otro quisqueyano que ha superado los 3,000) coleccionaba 338. Solo él queda activo de los 50 disponibles en ese partido tras el retiro de J.D. Drew, en 2011.

18 años después, en su cabeza queda muy poco de ese pelo negro que se prestaba para cualquier tipo de corte, el “candado” formado por su barba y bigote bien tratados son imagen “tatuada” y el chico grande y fuerte (6’3 y 240 libras) nacido en Cristo Rey cada vez que agota un turno o pega un inatrapable su nombre se mueve entre mitos sagrados del béisbol.

Ahora, con 38 años, Pujols está a punto de convertirse en apenas el quinto latinoamericano en ingresar en otro de los círculos bastante exclusivos que ha llevado su apellido catalán. También en el trayecto pasó de necesitar de que Plácido Polanco le diera acogida en su casa de Florida para entrenarse esa primavera a poseer una fortuna de casi US$400 millones, suficiente para comprar un municipio dominicano.

Si a una de esas fórmulas logarítmicas se le preguntara cómo han llegado esos batazos sacaría la siguiente data: mayormente contra derechos, en la ruta, en agosto, en victorias de su club, como inicialista, de tercero en la alineación, en conteo de 1-1 y con dos outs.

Mientras cerca de 300 comunicadores se acreditan para cada partido de los Angelinos para registrar hasta el mínimo pestañeo del fenómeno japonés Shohei Ohtani, un Pujols sano ha pasado de puntillas con un arranque optimista.

Gran acumulación, clave
El inicialista entró a la acción del martes a falta de 12 hits para extender hasta 32 los integrantes del club de los 3,000. Llegó con promedio de .282 (73-20), tres jonrones y nueve remolques.

Si bien los días de combinar la línea de .300/30 HR/100 CE por temporada se quedaron en San Luis, la gran acumulación de numeritos le allanó el camino para enfrentar una curva defensiva más manejable.

A-Rod tenía 39 años en 2015 y necesitó 10,035 turnos para lograr la hazaña. El panameño Rob Carew también tenía 39 y requirió de 9,101 veces al bate, en tanto que Beltré era de 38 abriles y requirió de 10,481 turnos, mientras que el puertorriqueño Roberto Clemente tenía 38 y lo hizo con 9,454.

“El mismo tipo, tengo la misma actitud ahora. La misma pasión, la misma ética de trabajo, si no mejor”, le dijo Pujols a Tim Brown de Yahoo Sports esta semana.

En 2007, cuando Beltré tenía 28 años facturaba 1,371 hits y Pujols ya había recortado parte de la ventaja con 1,274.

Un talento anormal que incluye una gran capacidad para hacer ajustes le ha permitido sobrevivir por casi dos décadas a un béisbol que ha cambiado tanto como el mundo mismo desde entonces, donde es difícil enfrentar a un lanzador más de tres veces en un partido como hizo con Hampton en su estreno... y donde las potentes aplicaciones informáticas permiten identificar los puntos más fuertes y débiles de cada rival.

En ese 2007, el colombiano Edgar Rentería ya acumulaba 1,872 imparables a los 30 años, pero en lo adelante solo pudo pegar 455 y finalizar con 2,327.

¿Latino con más hits?
Un Beltré (3,066) sano puede desplazar a A-Rod (3,115) esta temporada como el latino con más hits y al japonés Ichiro Suzuki (3,086) entre los nacidos fuera de los Estados Unidos.

Un escenario que dejaría el camino abierto para que el hoy antesalista de los Rangers y Pujols definan el liderato de imparables de por vida de jugadores que hasta mediados del siglo pasado estaban vetados del pasatiempo nacional estadounidense.

A Pujols le quedan tres años de contrato con los Angelinos, mientras que Beltré juega su último como Rangers, una edad en la que ni David Ortiz conseguía pactos mayores de dos.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Oportuno con debilidades
Pujols batea de por vida para .316 (2,429-767) con corredores en posición de anotar, pero también es el jugador que más ha bateado para doble matanza en la historia (363 veces). Su promedio ha perdido 23 puntos desde que se mudó a la Liga Americana al pasar de .328 entre 2001 y 2001 a .305 en la actualidad. La edad también ha aumentado su volumen de ponches y en 2017 recibió su mayor cantidad (93) desde esa misma cifra en su año de debut. Las 99.7 victorias sobre jugador reemplazo acumuladas en su carrera en la versión de Baseball-Reference es la mayor cantidad entre los jugadores activos y entre los criollos solo A-Rod (117.8) tiene más.

Fuente: Diario Libre

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS