23
Lun, Sep

El “macabro plan” de Ana Julia Quezada para segar la vida del niño Gabriel

Internacional
Typography

“El macabro plan”, así calificaba el juez de instrucción el asesinato del niño Gabriel Cruz, de ocho años, en el momento de revelar que Ana Julia Quezada antes de ejecutar el crimen había cavado un hoyo en el que planificaba deshacerse de su cadáver en un invernadero.

El medio Ok diario difundió el 16 de marzo las argumentaciones del magistrado Rafael Soriano para enviar a prisión a la confesa asesina tras su detención el 11 de marzo de 2018.

Quezada fue apresada en la localidad de Almería con los restos del menor en el maletero de su coche y después de haber formado parte de la multitud de personas que se sumó a la búsqueda del niño durante doce días, período que mantuvo en vilo a los españoles.

Según la Fiscalía, el niño fue ultimado el mismo día que desapareció, el 27 de febrero del 2018.

La mujer, de 45 años, era el punto de mira de la policía desde que el 3 de marzo avisara que encontró una camiseta supuestamente de Gabriel y en donde ya los investigadores habían rastreados.

El repudio al crimen llevó a que en el país ibérico se discutiera, incluso, la posibilidad de restaurar la pena de muerte, abolida en cualquier circunstancia en 1995.

También, una petición de más de 220,000 firmas llamaba a la República Dominicana a pedir la extradición de Quezada para que la asesina no disfrutara de los beneficios de los reclusos en España, costeados por los contribuyentes.

TE PUEDE INTERESAR
Solicitan la pena máxima española para Ana Julia Quezada, autora de la muerte de un niño
Ana Julia Quezada, 19 meses después del asesinato del niño Gabriel
Un juzgado popular enjuicia desde este lunes a la confesa a la mujer y en el que la Fiscalía pide prisión permanente revisable, la máxima contemplada en España. El jurado está integrado por siete mujeres y dos hombres.

El pequeño desapareció tras salir de casa de su abuela para dirigirse a la de unos familiares, situada a escasos metros, en la comarca de Las Hortichuelas, en Níjar (Almería, sur de España).

Cuando admitió que lo asesinó
En un video difundido por el medio Espejo Público, se ve y escucha a Quezada admitir que mató a Gabriel.

Expuso, entre llantos, que todo empezó cuando vio a Gabriel con un palito y le dijo: “ven, sube conmigo al coche que voy un momento a Roldaquilar y luego te traigo“.

Agrega que luego: “yo estaba en el salón y veo a Gabriel con un hacha, le dije a Gabriel, dame el hacha”.

Dice que el menor le contestó: ¡”No! No te la doy que siempre me estás mandando. Y yo no quiero que me mandes, que eres fea. que yo quiero que dejes a mi padre. Que yo quiero que mi padre se case con mi madre y que te deje a ti. Que tienes la nariz muy fea, que yo no te quiero”. Que no sé qué”.

Señaló que con la intención de que se callara, le tapó la boca y la nariz, aunque no recuerda con exactitud durante qué tiempo permaneció parándole la respiración.

“Cuando ya dejó de chillar y todo, le quité la mano de la boca y me acuerdo, sí, que cuando le quité la mano ya el niño no respiraba”, dijo Ana Julia Quezada.

Con el cadáver del menor en el suelo, al percatarse de que Gabriel no respiraba, salió a fumar varios cigarrillos. ¡Qué le voy a decir yo a Ángel! Que le he quitado lo más grande que tiene. Entonces se me ocurre, veo por allí un hacha y digo, “pues lo entierro aquí al niño”.

Se cree “segó la vida” de su propia hija de cuatro años
En un informe incluido en el sumario del crimen de Gabriel, la Guardia Civil dice que cree que Quezada pudo “segar la vida” de su propia hija de cuatro años en 1996.

Según el periódico.com, Quezada, quien se había dedicado a la prostitución, conoció al camionero Miguel Ángel, padre de Gabriel, en un club y con el que se casó y tuvo otra niña, Judit.

En tanto que su primera hija, Ridelca, llegó a España en las navidades de 1995 de República Dominicana, en donde era cuidada por su abuela.

“Unos meses después de llegar (a Burgos, España), la niña caía desde la habitación del séptimo piso donde dormía con su hermana pequeña. El caso se archivó como un accidente después de que la madre advirtiera de episodios de sonambulismo en la fallecida”, expone el diario.

Cita que el informe de la Guardia Civil recoge “la dificultad de que una niña de solo cuatro años en estado de sonambulismo, que nunca había padecido, se precipitara desde un edificio”.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS