14
Vie, Dic

Monjas viven de la misericordia; esperan que gobierno repare Casa del Sacerdote

Locales
Typography

La Casa del Sacerdote de las Américas, situada en el sector Getsemaní, ha sido hogar de seis curas que en edad de retiro y enfermos buscan descansar y recuperar su salud.

Sin embargo cinco han fallecido, declaró a EL JAYA sor Luisa García Rodríguez.

Han vivido aquí sacerdotes dominicanos, un puertorriqueño y un español. De los que han estado aquí queda vivo el padre Niño Castro quien reside en Santiago con una hermana.

La Casa del Sacerdote fue construida en 1992 al calor de la conmemoración del 500 aniversario del descubrimiento de América y Evangelización del Nuevo Mundo.

Se recuerda la visita al país del Papa Juan Pablo ll en ocasión de esa efeméride.

Se construyó por iniciativa del hoy Obispo Emérito Monseñor Jesús María De Jesús Moya y Sor Venecia Cabrera, en un solar que previamente había donado a la Iglesia Católica el doctor Reynaldo Almánzar.

Sor Venecia, monja emprendedora, dinámica y simpática, organizó grupos de personas fervorosas de la fe católica para trabajar por el proyecto y recibió también el apoyo de entusiastas colaboradores como el doctor Ysócrates Peña Reyes.

En el año 2010 sor Venecia fue operada de un tumor cerebral y desde entonces comenzó a sufrir de Alzheimer.

La religiosa de la congregación Hijas de la Misericordia vive en la casa que ayudó a construir, pero ya no reconoce a nadie y habla de forma incoherente.

Con ella viven otras tres religiosas de la congregación Hijas de la Misericordia, atendida por Trinidad Germosén quien es enfermera y sicologa pagada por el ministerio de Salud Pública.

Sor Luisa García Rodríguez nativa de Los Bejucos con 60 años de religiosa y 84 de edad, expresa que “en realidad nosotras sí sabemos lo que es vivir de la misericordia”.

Agrega que “cuando se nos acaba un saco de arroz sólo digo: Dios, se nos terminó el arroz…y en la tarde nos llega comida.

Siempre me río de la satisfacción por lo bueno que es y agradezco a su misericordia. Puedo decir que nunca hemos pasado hambre y siempre hemos podido ayudar a otros que vienen a pedirnos”.

Sor Luisa expresa que ahora no viven allí sacerdotes, sino ella y las otras tres monjas en razón de que las 16 habitaciones de los dos pabellones se han deteriorado.

En respuesta a una pregunta respondió que “si tuviéramos con qué no pediríamos ayuda.

Casa del Sacerdote.
Casa del Sacerdote.
Estamos esperando que prosperen las gestiones que hace el obispo Mejía Vallejo para que el gobierno venga a repararnos las áreas e instalaciones eléctricas y sanitarias fuera de servicio”.

García Rodríguez explica que la única ayuda económica que reciben son 10 mil pesos que cada dos meses le entrega el senador Amilcar Romero; otras ayuda les llegan de personas laicas quienes les hacen donaciones o les llevan compras.

Del obispado reciben formación espiritual con retiros, de acuerdo a los tiempos litúrgicos como adviento y cuaresma entre otros.

La realidad socio laboral de las monjas es como la describe monseñor Moya.

En la actualidad las monjas Hijas de la Misericordia que viven en la Casa del Sacerdote de las Américas imparten catequesis a los niños y adolescentes de los vecindarios y los preparan para la primera comunión.

Ahora tienen unos 30 muchachos que reciben catequesis, pero ya tienen un grupo grande que pronto hará la primera comunión.

Por lo visto la realidad socio-laboral de las monjas de las congregaciones religiosas dentro de la iglesia católica responde a como lo explica monseñor Moya: “predicando de la vida eterna los religiosos nos hemos olvidado de la seguridad social en la tierra”.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS