24
Mar, Ene

Efectos psicoemocionales de la separación madre-hijo.

Opinión
Typography

El contacto directo entre la madre y su bebé crea un vínculo emocional sólido, intenso e interdependiente que puede durar para toda la vida. Los psicoanalistas sostienen que desde muy temprana edad los niños se forman una imagen interior positiva de la madre, por sus atenciones, cercanía física y cuidados amorosos. Además, porque la figura materna representa el cuidado primario y sienta las bases de las relaciones futuras. Sin embargo, habrá situaciones externas, internas o ambas que propician la separación materna de los hijos.

El contacto directo entre la madre y su bebé crea un vínculo emocional sólido, intenso e interdependiente que puede durar para toda la vida. Los psicoanalistas sostienen que desde muy temprana edad los niños se forman una imagen interior positiva de la madre, por sus atenciones, cercanía física y cuidados amorosos. Además, porque la figura materna representa el cuidado primario y sienta las bases de las relaciones futuras. Sin embargo, habrá situaciones externas, internas o ambas que propician la separación materna de los hijos.

Si esta ausencia se realiza en el momento, edad y forma adecuada le enseña al menor la independencia y la autonomía. No obstante, hay ocasiones en las que la separación puede tener un efecto desfavorable y resultar traumática para el desarrollo integral del menor, porque se efectúa de forma prolongada, en un período crítico del desarrollo evolutivo del niño o por ser inesperada, no se preparó al menor psicológicamente para dicho evento.

Para las madres genera sentimientos de culpa, ansiedad, angustia, que afecta su convivencia personal y social, porque estas sienten que se están perdiendo del proceso de crecimiento y transformación de sus hijos.


Son muchas las razones por las que una madre se ve forzada a separarse de su prole: divorcio, hospitalización de larga duración, encarcelamiento, muerte o emigración. En esta última, los cambios familiares impulsados por la partida de la madre son diferentes. Ante la separación madre-hijo se corre el riesgo de que el vínculo natural creado se debilite o en el peor de los casos se rompa; es una experiencia que puede desorganizar la vida de cualquier menor con el transcurso de los años, creando desequilibrio.

El estrés emocional es una de las alteraciones que puede padecer el niño y la familia, pero además, origina otros males físicos y psicológicos, tales como: enfermedades psicosomáticas frecuentes, depresión, estrés, resentimientos, frustración, angustia y miedo. Estos síntomas se hacen más frecuentes y evidentes, cuando la ausencia es prolongada o permanente.

Los menores quedan al cuidado del padre o de mujeres de la familia que gozan de la confianza de la madre, como son: las abuelas, tías y hermanas mayores, en algunos casos, pueden ser las madrastras, todas estas desempeñan el rol de madres sustitutas o tutoras, creando por lo general modificaciones en la disciplina y educación de los menores. El contacto del niño con su madre es ocasional, visitas breves, semanales o anuales, el contacto es por teléfono o internet. Con el paso de los años el pequeño se adapta a este nuevo estilo de vida, se acostumbra a vivir sin la presencia física de mamá.

Es necesario subrayar que los efectos psicológicos ocurren poco a poco, muchas veces la situación misma influye a que la personalidad se vea modificada; sin embargo, dependerá del menor, su dinámica mental y el apoyo de sus allegados.

La separación voluntaria e involuntaria de la madre y los hijos afecta de manera bidireccional y altera las relaciones y compromisos establecidos. No obstante, si el menor recibe las orientaciones de lugar y los demás miembros de la familia se convierten en una red de apoyo emocional, esta situación traumática puede superarse en un tiempo prudente.

Pero si a pesar de los esfuerzos del padre y los familiares persiste la crisis psico-afectiva y se le dificulta al niño o adolescente adaptarse e integrarse a su vida personal, educativa, familiar y social, entonces, se necesita la intervención psicológica o psiquiátrica de un especialista en el manejo de duelo y separación emocional.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

AGRODOSA

Agua delirium

wNet 300x250

LOGO OFICIAL 200x200