19
Mar, Sep

30 años para Blas y libertad para los de ODEBRECHT

Opinión
Typography

El pasado día 11 de marzo del 2016, el sindicalista, candidato a diputado por el Partido Revolucionario Moderno (PRM) (para las elecciones realizadas el año referido) y presidente de la Federación Nacional de Transporte Dominicano (FENATRADO), Blas Peralta, asesinó al maestro y Dr. Mateo Aquino Febrillet, exrector de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) y candidato a senador del PRM por la provincia de San Cristóbal, período 2016-2020. Los hechos que condujeron a tan lamentable suceso, se produjeron a la sobra de la lucha de intereses que caracteriza la política doméstica de la República Dominicana y como suma del tráfico de influencia y la embriaguez de poder que tienen en esta nación personas como Peralta.

El pasado día 11 de marzo del 2016, el sindicalista, candidato a diputado por el Partido Revolucionario Moderno (PRM) (para las elecciones realizadas el año referido) y presidente de la Federación Nacional de Transporte Dominicano (FENATRADO), Blas Peralta, asesinó al maestro y Dr. Mateo Aquino Febrillet, exrector de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) y candidato a senador del PRM por la provincia de San Cristóbal, período 2016-2020. Los hechos que condujeron a tan lamentable suceso, se produjeron a la sobra de la lucha de intereses que caracteriza la política doméstica de la República Dominicana y como suma del tráfico de influencia y la embriaguez de poder que tienen en esta nación personas como Peralta.

Faltando un día para que se cumplieran el año y tres meses de que ocurriera el triste hecho, las juezas del Primer Tribunal Colegiado del Distrito Nacional: Ingrid Fernández, Claribel Nivar y Leticia Noboa, cierran el ciclo de reenvíos, amedrentamiento, compra de testigos, tráfico de influencias, amenazas de muerte a involucrados en el proceso y demás truchimanerias realizadas por el truchimán Peralta, un ser que se comenta, ya había hecho gala de su poder para escaparse del pago de otras muertes… Según las magistradas, basándose en las pruebas irrefutables que fueron mostradas por el Ministerio Público y el abogado de la familia del occiso, Dr. José Parra Báez, Blas Peralta se hace acreedor de una sentencia de 30 años de prisión. Nada le valió al infame pues, aunque la justicia de este país es de escaso confiar, dado lo manipulable que es, dio con la actitud férrea y perseverante de la UASD y de los amigos del Dr. Aquino Febrillet. La firmeza mostrada, acompañada de persistencia y valor, hicieron posible la ejemplar condena que castiga al manojo de carne, sangre y huesos que cercenó la vida de tan preclaro, inteligente y valioso ser humano.

Lo sucedido con el caso judicial del Dr. Mateo Aquino Febrillet es la evidencia palpable de que cuando se procede en base al buen Derecho y apegado a la realidad, se puede aplicar una verdadera justicia. Sin embargo, parece que aunque hubo un fucilazo de luz en el caso Peralta-Febrillet, para que brillara la justicia, no sucederá lo mismo respecto al hecho del robo multimillonario del que fue objeto la Nación Dominicana por un grupo de malos hijos suyos que abusaron de la confianza depositada en ellos, y de sus posiciones, para enriquecerse de manera ilícita en perjuicio de los habitantes del Estado Dominicano.

La decisión del tribunal de la Segunda Sala Penal de la Suprema Corte de Justicia que ordenó, la libertad de Radhamés Segura, Máximo D’ Oleo, Temístocles Montás, Andrés Bautista, Ruddy González y César Sánchez, imponiéndole el pago de garantía económica; revocar la prisión preventiva de Conrado Pittaluga y cambiarla por arresto domiciliario; así como, mantener en prisión al empresario Ángel Rondón y al exministro de obras públicas Víctor Díaz Rúa, puede catalogarse como un gran “palo asechado” dado a los dominicanos que creen en la viabilidad de esta nación caribeña, que han apostado a su desarrollo pacífico y sostenido, a las ideas expuestas por Juan Jacobo Rousseau en el Contrato Social y a la existencia de un real Estado de Derecho.

¿Habrán pensado bien esta jugada política los estrategas que conducen los hilos de la macro política en República Dominicana?, ¿Seguirán apostando los dominicanos a la lucha pacífica expresada en las diferentes Marchas Verde al ver que los sectores enquistados en el poder desprecian e ignoran este método de lucha que busca se haga justicia y pare la corrupción?, ¿Podrán los estrategas del gobierno del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) desviar la atención del caso ODEBRECHT y hacer que todo pase como que nada sucedió? Son obligadas estas y muchas preguntas más.

“Mientras el hacha va y viene”, la población dominicana celebra el triunfo de la familia Aquino Febrillet y la UASD, sobre un poderoso que pensó que toda la vida podría burlarse de sus conciudadanos. A ese pavo le llego su diciembre… Queda entonces el anhelo perenne de que no quede impune el caso de corrupción hecho en perjuicio del Estado Dominicano por la multinacional brasileña ODEBRECHT y por estos que han sido señalados como sus cómplices criollos. Queda viva la exigencia de que, al igual que con Blas Peralta, llegue la fecha en la que todo el que ofendió la patria de Duarte y Los Trinitarios sea enjuiciado y condenado por sus actos reñidos contra las grandes mayorías del Pueblo Dominicano. De la perseverancia, consistencia, rebeldía y unidad de los quisqueyanos orientales dependerá, si esto sucede o no. Los que dirigen juegan al cansancio y al olvido, los trabajadores ultrajados y robados deben jugar a vencer o morir.

(El autor es activista social y parte de la Marcha Verde; Licdo. En Educación Mención Matemáticas; miembro de la Corriente Sindical Roberto Duvergé; expresidente de la Asociación de Empleados de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, recinto San Francisco de Macorís (ASODEMU UASD-SFM); exdirigente estudiantil de la Fuerza Juvenil Dominicana (FJD); entre otros )

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

AGRODOSA

Adminisiones oct

Wind Ban300x250 1

LOGO OFICIAL 200x200