23
Mié, Ago

7 consejos que debes atender para evitar la retención de líquidos

Salud
Typography

El edema, conocido popularmente como retención de líquidos, es uno de los trastornos cuyos casos vienen incrementando de forma alarmante en los últimos tiempos.

El edema, conocido popularmente como retención de líquidos, es uno de los trastornos cuyos casos vienen incrementando de forma alarmante en los últimos tiempos.

Aunque no se trata de una enfermedad como tal, su aparición desencadena una serie de reacciones que, entre otras cosas, pueden alertar patologías de mayor cuidado como la insuficiencia renal o la artritis.

Se produce cuando los fluidos del cuerpo se retienen en los tejidos, aumentando su nivel de inflamación y provocando dificultades a nivel circulatorio y linfático.

Su síntoma más común es la hinchazón de las extremidades, aunque también puede causar dolor, sensación de cansancio y dificultad para ejecutar algunos movimientos.

La buena noticia es que hay ciertas prácticas saludables que pueden ayudar a prevenir su aparición cuando se realizan de manera habitual.

A continuación queremos compartir en detalle las 7 principales para que empieces a aplicarlas antes de sufrir por esta condición.


1. Incrementa el consumo de agua

Aunque muchos tienen dificultades para ingerir suficiente agua todos los días, es primordial tener en cuenta que es uno de los hábitos más eficaces para prevenir la inflamación y el exceso de líquidos en los tejidos.

El agua no aumenta la cantidad de fluidos en el organismo sino que, por el contrario, apoya las funciones renales para estimular su eliminación a través de la orina.

Su poder desintoxicante y diurético ayuda a eliminar los desechos que viajan a través de la sangre y que, de alguna manera, influyen en este trastorno.

2. Reduce el consumo de sal
El consumo excesivo de sal es uno de los factores que se relacionan con la tendencia a sufrir de retención de líquidos al llegar a la edad adulta.

La acumulación de sodio provoca un desequilibrio en los niveles de electrolitos y, a su vez, influye en la alteración de los procesos inflamatorios.


Debido a esto, es esencial disminuir su consumo en las comidas principales y tener en cuenta que también está en alimentos como:

Carnes embutidas
Productos enlatados
Aderezos y salsas
Palomitas de maíz
Frituras y snacks
Quesos
3. Evita las prendas ajustadas

El uso de prendas ceñidas al cuerpo es tan común que la mayoría de personas ignoran las consecuencias que acarrea en la salud.

Si bien puede parecer inofensivo usarlas, la presión que producen en el cuerpo afecta la circulación de la sangre y los procesos que impulsan la eliminación de los líquidos.

Así las cosas, lo ideal es elegir tallas más grandes, o bien, prendas cuyos materiales no aprieten el cuerpo.

4. Realiza ejercicio regular
Adoptar una rutina de ejercicio físico es una gran alternativa para prevenir la retención de líquidos y otros trastornos asociados a esta.

Los movimientos que se ejecutan durante cada actividad pueden ayudar a aumentar las funciones circulatorias y linfáticas, y de este modo impulsar la eliminación de los fluidos y desechos.

También ejerce beneficios sobre la salud renal, por lo que mejora la producción de la orina y fortalece las vías urinarias.

5. Reactiva la circulación sanguínea

La práctica diaria de hábitos saludables, como los masajes y las duchas frías, son terapias sencillas para promover la circulación ante las dificultades que presenta por la retención de los líquidos.

Pese a que es fácil ignorarlo o confundirlo con otras afecciones, en ocasiones, los problemas del drenaje de los fluidos tienen que ver con la insuficiencia circulatoria.

Por esta razón, para prevenir y tratar esta condición es necesario adoptar medidas que ayuden a restablecer el flujo sanguíneo.

6. Duerme bien
Tener una buena calidad de sueño también influye en la prevención del edema y otras afecciones inflamatorias.

Durante este periodo los músculos se relajan, la circulación fluye con más facilidad y el cuerpo lleva a cabo algunos procesos esenciales para su desintoxicación.

Esto promueve la eliminación de los fluidos retenidos y, de paso, aumenta el nivel de energía para una mejor productividad.

7. Consume más frutas y vegetales

El consumo diario de alimentos frescos como las frutas y los vegetales le proporciona al cuerpo una gran cantidad de beneficios para aliviar el edema y la inflamación.

Sus aportes de sustancias antioxidantes, agua, fibra y otros elementos esenciales mejoran el funcionamiento renal e impulsan la eliminación de los desechos.

A su vez, sus propiedades facilitan el control de la presión arterial alta, las dolencias musculares y otras afecciones relacionadas a este problema.

¿Te preocupa padecer esta condición? Sigue estos simples consejos y comprueba cuán buenos son para sentirte más saludable.

Fuente: Mejor Con Salud

 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

AGRODOSA

Adminisiones oct

Wind Ban300x250 1

LOGO OFICIAL 200x200