18
Mié, Oct

7 cosas buenas que te ocurren cuando caminas todos los días

Salud
Typography

Caminar es una actividad cotidiana que nos permite desplazarnos de un lugar a otro. Es algo tan común que muchos ni siquiera consideran que sea un modo de vencer el sedentarismo.

Caminar es una actividad cotidiana que nos permite desplazarnos de un lugar a otro. Es algo tan común que muchos ni siquiera consideran que sea un modo de vencer el sedentarismo.

Lo cierto es que es uno de los ejercicios más fáciles y beneficiosos, puesto que con su práctica se activan varios procesos físicos y químicos que ayudan a mejorar la salud.

Al realizarlo se fortalecen las articulaciones y los huesos y, por si fuera poco, se impulsa la actividad metabólica para aumentar la quema de calorías.

Por este motivo se recomienda su práctica diaria, por lo menos 30 minutos, en especial cuando no se realiza ningún otro tipo de actividad física.

Teniendo en cuenta que muchos aún continúan inactivos, en esta oportunidad queremos compartir 7 cosas buenas que se consiguen al incluirlo en la rutina.

¡Descúbrelas!

1. Los niveles de energía aumentan

¿Te sientes fatigado? ¿No logras concentrarte? Es probable que tengas un bajo nivel de energía.

Si es así, una caminata corta puede servirte como remedio para mejorar tu productividad física y mental.

Cuando caminas, tu circulación se optimiza y, gracias a esto, las células reciben suficiente oxigeno para mantener activas.
Por otro lado, este ejercicio libera la rigidez y tensión en los músculos y las articulaciones, evitando dolencias durante las actividades laborales.

2. Mejoras tu salud cardiovascular
Por ser una actividad que ayuda a mejorar la circulación y quemar calorías, caminar brinda interesantes beneficios para la salud cardiovascular.

Su práctica diaria, a paso rápido, mejora el ritmo cardíaco para bombear la sangre sin dificultades y, de este modo, prevenir la hipertensión.
Es un buen complemento para aumentar los niveles de colesterol bueno (HDL), facilitando la reducción del colesterol malo (LDL) y triglicéridos.
En general, es un ejercicio que disminuye el riesgo de ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y enfermedades arteriales.
3. Combates el exceso de peso corporal

Como todo ejercicio cardiovascular, las caminatas son una gran alternativa para aumentar el gasto energético y, de paso, combatir el sobrepeso y la obesidad.

Aunque no es una actividad milagrosa para eliminar kilos de la noche a la mañana, su práctica diaria incrementa la quema de calorías y reduce el índice de masa corporal.
Es ideal para dejar el sedentarismo a un lado, ya que no implica demasiado esfuerzo y tampoco requiere un lugar específico para llevarse a cabo.
Cuanto más rápido sean los pasos, mayor cantidad de grasa ayuda a eliminar.
4. Tonificas tus piernas y glúteos
Salir a caminar puede ser muy útil cuando se pretende mantener las piernas y los glúteos tonificados.

Al realizarlo, los grupos musculares de la zona inferior del cuerpo deben trabajar con más esfuerzo y, con el paso del tiempo, se fortalecen las pantorrillas y los cuádriceps.
Si caminas por lugares empinados, como una colina o montaña, ejercitarás los glúteos para levantarlos y reafirmarlos.
5. Cuidas tu salud ósea

Los huesos reciben varios beneficios cuando se dedican algunos minutos del día a una caminata a paso rápido.

Con esta actividad se fortalecen, evitando la pérdida de la densidad ósea, principal causa de la osteoporosis.
Reduce el nivel de inflamación de los tejidos, previniendo trastornos crónicos como la osteoartritis.
Si caminas durante el día, aumentan tus niveles de vitamina D gracias a la exposición a la luz solar y, por lo tanto, tienes una mejor síntesis de calcio.
6. Evitas la aparición de varices y arañas vasculares
Las varices y arañas vasculares son el principal indicio de un problema circulatorio en la zona inferior del cuerpo.

Dado que caminar mejora la salud circulatoria, su práctica regular sirve como aliado para prevenir estos problemas estéticos.
El ejercicio trabaja las extremidades inferiores, evitando la inflamación de sus tejidos y facilitando el retorno de la sangre hacia el corazón.
También tonifica los capilares y disminuye el riesgo de retención de líquidos.

7. Previenes la ansiedad y el estrés

El ejercicio moderado es uno de los hábitos saludables que ayudan a mejorar el bienestar emocional, disminuyendo los episodios de estrés y ansiedad.

Al caminar se libera cierta cantidad de serotonina y endorfinas en el torrente sanguíneo, mejorando la sensación de bienestar.
Dado que optimiza la oxigenación del cerebro, es útil para contrarrestar los efectos negativos del estrés oxidativo, factor relacionado con la depresión e irritabilidad.
¿Continúas sumergido en el sedentarismo? Si aún no activas tu cuerpo para recibir estos beneficios, anímate a caminar 30 minutos diarios y comprueba cuán bueno es para generar cambios positivos en todo tu organismo.

Recuerda que, aunque es válido caminar al hacer tareas cotidianas, lo mejor es hacerlo como ejercicio, a paso rápido.

Fuente: MCS

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

AGRODOSA

Adminisiones oct

Wind Ban300x250 1

LOGO OFICIAL 200x200