26
Sáb, May

San Valentín: Cosas que no deberías cenar el día de los enamorados

Salud
Typography

Aunque para un verdadero romántico “el amor se demuestra cada día del año”, son muchos los que marcan en rojo el 14 de febrero, el día del amor, en el calendario. Hay parejas que se decantan por salir a cenar fuera, otras muestran su amor preparando la cena en casa y los hay que incluso se atreven a hacer un picnic, pese al frío.

Se opte por un plan o por otro, hay que tener mucho cuidado con la lista de ingredientes de tus elaboraciones o de las del restaurante. Algunos alimentos pueden acabar provocando distancia entre los amantes o generar un momento de malestar e incomodidad. Nada debe arruinar este día.

Cebollas y ajos

Que nadie tenga las cebollas y los ajos como piezas alimentarias que suban la libido, no es casualidad. Además de su capacidad para potenciar el mal aliento, a pesar del tiempo invertido antes de salir de casa para evitarlo, la cebolla y el ajo pueden causarte serios problemas gastrointestinales con los que no contabas.

Así lo demuestra Eleanor Cummins, graduada en la New York University’s Science, que exploró su intolerancia a estos ingredientes, que eran responsables de sus problemas digestivos. Según cuenta, todo lo que provenía de las plantas de la familia Allium le provocaban reacciones negativas, un suceso novedoso que sorprendió a a sus colegas de profesión.

Sopa

Parece un plato inofensivo, incluso una opción segura como entrante. Sin embargo, la sopa puede tener trampa. Si se trata de una sopa producida comercialmente, es necesario saber que puede contener sodio oculto y puede volverse en tu contra durante la noche por el mal que puede causar a tu cintura.

En el caso de que la sopa tenga demasiado sodio, el cuerpo tendrá que lidiar con una alta cantidad de sal extra. ¿Y qué hará el cuerpo para superar el problema? Retendrá agua para ayudar a diluir el sodio, y eso conllevará a una hinchazón muy incómoda, así lo asegura Healthy Eating de SF Gate.

Curry

Debemos evitar pedir el curry más picante de la carta. Los olores que pueden provocar algunos de los ingredientes que se usan son muy difíciles de ocultar. Principalmente, porque no están solo en tu aliento.

Según Debra Jaliman, profesora de dermatología de la Escuela de Medicina de Mount Sinai (Nueva York), cuando se digieren platos como el curry, estos producen varios gases olorosos que contienen azufre. La mayoría de estos subproductos se metabolizan en los intestinos y el hígado, pero algunos, como el metil sulfuro de alilo, se absorben en el torrente sanguíneo y se liberan a través de los pulmones y poros, un efecto que puede durar horas.

Almendras

Comer almendras no es tan “peligroso” como el resto de comidas nombradas hasta ahora, pero quizás no tengas interés en consumir almendras después de leer lo que sigue a continuación. Este fruto seco es perfecto para conseguir conciliar el sueño.

Hay doctores que recomiendan este fruto porque tiene un alto contenido de magnesio y triptófano, que funcionan para desacelerar la función nerviosa, la función muscular y estabilizar el ritmo cardíaco. Mucho mejor para conciliar el sueño que para una noche de amor.

Comida frita

Si por un momento tenías pensado celebrar San Valentín con un plato de comida frita, ves desbarajando esa idea. No sería la mejor opción para tener “un proceso digestivo feliz”. Una prueba de ello es el posible reflujo ácido y la acidez estomacal que se produce tras el difícil proceso que debe realizar el cuerpo humano.

Eso podría traducirse en pasar la noche en el baño por culpa de una diarrea, causada por los ácidos grasos que hayan terminado en el colon. Si no quieres pasar por ello, descarta la comida frita, al menos, por un día.

Legumbres

Si tenías pensado pedir un plato de legumbres, será mejor que vayas buscando una alternativa porque legumbres y cita amorosa no casan. Según la nutricionista estadounidense, Kelly Hogan, “las legumbres poseen un elevado contenido en oligosacáridos, un tipo de almidón resistente que nuestro intestino no puede descomponer y se queda sin digerir hasta que llega al colon. Así, los oligosacáridos se descomponen por medio de fermentación bacterial, que produce flatulencias”.

No obstante, hay más alimentos que contienen oligosacáridos: el puerro, los espárragos, las alcachofas, las coles de Bruselas, el repollo, entre otros.

Cuidado con las bebidas

En una cena romántica, uno siempre debe tratar de causar una buena impresión, independientemente del tiempo que lleva saliendo la pareja. Así pues, teniendo en cuenta las consecuencias de tomar bebidas con gas, evita las bebidas carbonatadas o similares. Por otra parte, si se prefiere una bebida alcohólica, hay que tener en cuenta otros factores.

Además de los conocidos efectos que tiene el alcohol cuando se consume en grandes cantidades, también se tiene que tener en cuenta el mal olor. Según el centro de rehabilitación DARA de Tailandia, el exceso de alcohol puede cambiar el olor de nuestro cuerpo, no solo por la cantidad, sino por la mezcla de bebidas. Es muy posible que el sudor comience a oler a alcohol si se bebe demasiado en el transcurso de la noche. Un tercer factor es el eructo que puede causar el gas que podría arruinar completamente la noche.

Fuente: LaVanguardia

 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

AGRODOSA

Adminisiones oct

300x250

LOGO OFICIAL 200x200