22
Vie, Mar

Remedios "gastronómicos" para combatir la resaca

Salud
Typography

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Tras los cotillones de Nochevieja, el champán de la última cena de 2018 y algunas copas para celebrar la llegada del año… tienes resaca. Más o menos aguda, más o menos intensa, pero resaca al fin y el cabo. Esto quiere decir que tu cuerpo está oxidado y deshidratado.

Después de un consumo desmesurado de alcohol, tabaco y vete tú a saber qué más, los niveles de homocisteína se disparan y lo mejor es proporcionar al cuerpo todas las vitaminas necesarias para regularlo (ácido fólico, B6, B12…) y un buen montón de antioxidantes para reparar (si es posible) los daños causados. Estás sediento, pero a veces beber agua da repelús. Tienes hambre, pero saber lo que te va a sentar bien es más complicado que acertar el número del Euromillón. Y, además, tu flora intestinal grita venganza. Calma. Aquí van algunos alimentos, que seguro encuentras en casa, que pueden ayudarte a sobrevivir a la primera gran resaca del año. ¡Feliz 2019!

Un buen plato de pasta

 

Nunca falla. Nunca jamás. Si lo que necesitas es energía para superar un largo día de resaca, lo mejor que puedes tomar es carbohidratos, pero de los complejos, es decir, de absorción lenta. No sólo ayudarán a procesar todo lo bebido la noche anterior, también asentarán estómagos delicados que no aguantan una copa de más. Eso sí, que sea cocina casera: huyamos de los ultraprocesados y de los botecitos de fideos chinos tipo calentar-y-listo, porque entonces el remedio será peor que la enfermedad.

Tortilla española

 

Esta receta española sirve para todo: desde el aperitivo hasta el remedio infalible después de una noche loca. De un lado, las patatas (esos carbohidratos complejos de los que hablábamos antes); del otro, los huevos, un alimento rico en cisteína, un antioxidante que nuestro cuerpo genera de forma natural. Lo que hace, para que nos entendamos, es eliminar todas las toxinas que produce el alcohol. Así que, además de la que hacemos nosotros, damos al body un chute extra y… listos para empezar de nuevo.

Zumo de naranja

 

Ojo, que estamos ante un arma de doble filo. Según estudios médicos, la vitamina C y la fructosa ayudan al hígado a metabolizar el alcohol y duplican la velocidad de eliminación del mismo, siempre y cuando se trate de fruta fresca y recién exprimida. Eso sí, la acidez de la naranja puede jugar malas pasadas a estómagos delicados. Mejor un vasito de 200 ml y sorbitos cortos para evitar que se nos vaya de las manos.

Bloody Mary

 

Cóctel clásico elaborado con zumo de tomate, un poco de jugo de limón, sal, pimienta, salsa Worcestershire, tabasco si se desea… y un chorrito de vodka. Dicen que es el trago ideal para sobreponerse a una noche de fiesta por su carácter reconstituyente. ¿La culpa? Sin duda, el zumo de tomate por la vitamina C, el estimulante picorcito del tabasco y la refrescante acidez del limón. Un buen consejo sería tomarlo sin vodka, lo que se conoce como Virgin Mary (por no seguir echando leña al fuego, vaya), pero sea como sea, revive a cualquier zombi. Prometido.

Hamburguesa

 

La polémica está servida: que si la grasa es buena, que si la grasa es mala… bla, bla, bla y bla. Aquí decimos que si el cuerpo te lo pide, dáselo. Aunque los médicos no suelen recomendar hamburguesas (o pizzas) para superar los excesos alcohólicos, lo cierto es que la mezcla de los hidratos del pan, las vitaminas del tomate y la lechuga, la proteína de la carne y el exceso de grasa ayudarán a reestablecer los niveles de azúcar. Pero, porfi please recubierto de nata, que no sea fast food.

Espárragos

 

Increíble pero cierto. Nadie se ha levantado nunca después de una noche de fiesta pensando en espárragos. Nadie, nadie. Pero debería ser así. Una investigación del Instituto Tecnológico de los Alimentos demostró que que los espárragos ayudan al cuerpo a metabolizar más rápidamente el alcohol y contienen aminoácidos y minerales efectivos que ayudan al hígado a mantenerlo a salvo de toxinas. Es decir, dos en uno. Te sentirás mejor y cuidarás tu hígado. Flipante.

Espinacas

 

Si Popeye las tomaba, era por algo (dejando los músculos a un lado, aquellos marineros nunca tuvieron fama de abstemios precisamente). Comenzamos: fuente natural de vitaninas A, E y K, ricas en yodo y antioxidantes, protegen la mucosa estomacal, poseen compuestos antiinflamatorios… ¿Pero como no va a ser buena para la resaca si esta verdura es buena para todo?

Sándwich de beicon

 

El clásico BLT (bacon, letucce, tomato; beicon, lechuga, tomate) anglosajón es la ecuación perfecta contra una noche de excesos. Un grupo de científicos de la Universidad de Newcastle así lo concluyó en el año 2009. La mezcla de carbohidratos, proteínas y vitaminas no absorben el alcohol pero sí aceleran el metabolismo para ayudar a sentirte mejor. Pero no abuses demasiado o el colesterol no será indulgente.

Tostada de aguacate

 

Es el desayuno de moda de todas las influencers del mundo, mundial. Y además es ideal para la resaca. Por alguna razón, nuestro cuerpo pide grasa (ya lo hemos dicho: hamburguesa, pizza, beicon) con la misma ansiedad que la noche anterior pedía una copa más. Pues dásela, pero de la saludable, como la del aguacate. Si lo combinamos con una tostada de pan (lo dicho, hidratos), triunfaremos seguro.

Tiramisú

 

Ideal para los más golosos. Este postre italiano fue inventado en Venecia durante la época de Casanova. Los nobles de la zona acudían a los burdeles ya borrachos a dormir más que a otra cosa… Para que se gastaran los dineros surgió el tiramisú, que literalmente significa levántate y más figuradamente es algo así como “arriba ese ánimo”, un dulce fortalecedor de efecto inmediato por la cantidad de glúcidos que incorpora (sin olvidar los hidratos del bizcocho de soletilla, el punch del café, la grasa del mascarpone y el chute del vino dulce de Marsala).

Atún

 

Resulta que este pescado es rico en una enzima (alfa-cetoglutarato) de nombre imposible que es vasodilatadora, “favorece la correcta irrigación sanguínea de los tejidos, proporciona oxígeno y elimina toxinas”. Lo mejor es un filete a la plancha, pero si no tienes a mano, una lata va de maravilla (se nos ocurre… ¿ensalada de espinacas con atún en conserva?).

Otra cerveza

 

A ver, dicen que un clavo saca otro clavo, pero ojito con esta medida que es un placebo… Nada dice que el alcohol quite la resaca, lo que ocurre es que el efecto euforizante y anestésico inicial hace que la cefalea sea menos intensa. Incluso en ocasiones, se entiende la resaca como un síndrome de abstinencia agudo que se cura cuando le das al cuerpo lo que pide con tanta fuerza. Si se puede evitar, mejor pasar 48 horas de abstinencia. Si es imposible, una caña vale. Pero una y no más.

Fuente: elmundo.es

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

AGRODOSA

Adminisiones oct

300x250

LOGO OFICIAL 200x200