12
Jue, Dic

Cómo retomar el ejercicio después del verano

Salud
Typography

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- El calor, las vacaciones, las tardes de verano que invitan a todo menos a encerrarnos en un gimnasio… al final son muchos los pretextos que utilizamos en verano para dejar de hacer ejercicio.

En septiembre, nos entran las prisas y queremos retomar nuestra rutina de golpe después de dos o tres meses de escasa o nula actividad.

Pero, ¿es correcto? ¿Cuál es la mejor forma de retomar nuestra rutina de ejercicio después de las vacaciones? Te damos algunas claves.

Objetivos realistas

La motivación es esencial para no abandonar, pero para que no decaiga es necesario que los objetivos sean realistas. Por supuesto, el objetivo siempre deber ser mejorar, pero olvídate de los milagros y empieza por metas modestas, como bajar los kilos cogido durante el verano, recuperar tu tableta de chocolate, mejorar la marca de tu última carrera… Es decir, objetivos a corto plazo, medibles, asequibles. Ir consiguiendo pequeñas metas nos motivará para seguir y ponernos metas nuevas.

Haz una pretemporada

Los futbolistas, para llegar en plena forma cuando empiece la liga, hacen una pequeña pretemporada. ¿Por qué no haces tú lo mismo? Y es que, por muy rápido que quieras recuperar la forma física que tenías antes del verano, nuestro cuerpo no es una máquina, y no podemos pedirle que se pinga de 0 a 100 desde la primera semana. Además de tener unas agujetas horribles -o, lo que es peor, lesionarte-, agotarte el primer día te desmotivará, que es precisamente lo contrario de lo que necesitas.

Es mejor retomar la actividad de forma paulatina y, durante un par de semanas, realizar aeróbicos suaves y una pequeña rutina que trabaje todo el cuerpo -un sistema de entrenamiento FULLBODY- para ir recuperando tono muscular, flexibilidad, etc. Las pesas, los primeros días, mejor dejarlas aparcadas. Y si las usas, que sea como mucho de la mitad del peso que levantabas antes del verano.

Algunos ejercicios ideales para comenzar el curso son:

Sentadillas

Flexiones

Bicicleta estática

Saltar a la comba

Plancha Clases de tonificación general, tipo body pump, pilates… Las clases colectivas son, además, una gran fuente de motivación.

Intensidad progresiva

Empezar el entrenamiento por donde lo dejaste no es una buena opción, pues tu cuerpo está desentrenado y, por ejemplo, la capacidad aeróbica puede disminuir entre un 5-10%.

En una inactividad de tres semanas. Después de la ‘pretemporada’, establece una rutina, pero esta debe ser progresiva para que el cuerpo se adapte. Sea cual sea el tipo de ejercicio que practiques, puedes empezar con dos o tres sesiones a la semana y, de forma progresiva, ir aumentando las sesiones, la intensidad, el tiempo… En definitiva, ir esforzándote cada día un poco más.

Prueba cosas nuevas

Pocas cosas motivan más que lo novedoso y, después de un periodo de inactividad, es el momento ideal para probar cosas nuevas y buscar formas distintas para ponerte en forma. En los gimnasios, lo ponen muy fácil, pues en septiembre suelen estrenar nuevas clases. Seguro que alguna te atrae y, si tiene pinta de ser divertida, mejor todavía.

No te olvides de la alimentación

De nada sirve recuperar el ritmo en el gimnasio si nos cuidamos la alimentación, así que, olvídate de los helados hasta el año que viene y vuelve a cuidar tu dieta, pero sin obsesiones. Esos tres kilos de más desaparecerán si, además de tu rutina de ejercicios, eliminas o reduces al máximo alimentos superfluos, los azúcares libres, las grasas saturadas, procesados… y optas por frutas y verduras, alimentos integrales, grasas saludables, legumbres y frutos secos.

En resumen, sé paciente, huye de las prisas y, sobre todo, de la culpa. Las vacaciones son para disfrutarlas y tanto a la mente como el cuerpo necesitan un respiro. Con constancia, en pocas semanas recuperarás la forma y podrás incluso empezar a mejorar con respecto a antes del verano.

Ver más en: https://www.20minutos.es

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

AGRODOSA

Adminisiones oct

300x250

LOGO OFICIAL 200x200