Mundo

Campaña en Francia contra el consumismo en el Black Friday desata ira de comerciantes

Una campaña televisiva de la Agencia Francesa de Transición Ecológica (Ademe) contra el consumismo ha provocado la indignación de los comerciantes, pero ha sido bien acogida por los ecologistas en vísperas de las fiestas, tradicional punto álgido del consumismo.

La campaña televisiva de la Agencia Francesa de Transición Ecológica (Ademe) ha despertado una controversia, incluso en el seno del propio gobierno francés, dividido entre los imperativos ecologistas y los del crecimiento económico.

En uno de los anuncios de televisión de la agencia Ademe, un hombre sostiene dos camisetas en oferta y los mira, desconcertado. Llama a un empleado y le pregunta. "¿Cuál se llevaría usted?". "¿Sinceramente? Ninguno de los dos", responde el hombre, que lleva una insignia prendida que dice "desvendedor".

En vísperas del lanzamiento oficial del Black Friday, punto álgido de las compras con descuento, la campaña ha sido recibida con estupor por los comerciantes minoristas, que temen el impacto en sus ventas durante el crucial periodo de fin de año.

La campaña consta de varios anuncios en los que se muestra a los consumidores disuadidos a la hora de comprar nuevos productos en tiendas de electrodomésticos, bricolaje y sitios en línea.

"Pedimos a Ademe que retire inmediatamente su publicidad, de lo contrario estudiaremos acciones legales por desprestigio comercial", anunciaron La Alianza del Comercio, la Unión de las Industrias Textiles y la Unión francesa de las industrias de la Moda y la Vestimenta, en un comunicado de prensa conjunto.

Una exposición critica en Viena el consumismo rápido, barato y efímero de moda
El dirigente de la primera cadena de supermercados de Francia, Michel-Edouard Leclerc, criticó a la cadena X por "publicidad inapropiada en un momento en que el sector textil francés está de capa caída". "Seguro que podemos conseguir que la gente apoye una política de sobriedad sin desairar a los profesionales", dijo.

El jueves, el Ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, calificó la campaña de "torpe" en relación con "el comercio, especialmente el comercio físico".

Pero Christophe Béchu, Ministro francés de Transición Ecológica, se negó a retirar los anuncios, "aceptando" que se hubieran emitido.

"Que se dedique un 0.2% del tiempo de emisión de publicidad a preguntarse si todas las compras son útiles francamente no parece descabellado, habida cuenta de los retos de la transición ecológica", argumentó en France Inter.

"Deberíamos haber dirigido el mismo mensaje a las plataformas de venta en línea y no a las tiendas físicas", reconoció.

La ONG ecologista France Nature Environnement, por su parte, "felicitó" a Ademe, mientras que Mouvement Impact France, federación de empresarios de economía social, se felicitó por la "sensibilización necesaria para transformar nuestro modelo".

"La sobriedad no es sólo la condición sine qua non para alcanzar nuestros objetivos medioambientales, sino también un enfoque de sentido común para nuestra economía y nuestras empresas", declaró el movimiento.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button