Nacional

Milton Ray Guevara llama al gobierno a cumplir con el Tribunal Constitucional

El presidente del Tribunal Constitucional, Milton Ray Guevara, presentó hoy su última rendición de cuentas como cabeza del organismo, con un emotivo discurso en el cual llamó al Estado dominicano a cumplir con las sentencias, a fortalecer la base femenina y la independencia del órgano colegiado, así como a cumplir con la promesa de una sede "digna" para la institución.

Con la salida del presidente del Tribunal Constitucional (TC) y los jueces Rafael Díaz Filpo, Lino Vásquez Samuel, Víctor Joaquín Castellanos Pizano y Justo Pedro Castellanos Khoury, ingresarán nuevos representantes del poder judicial, que "les tocará seguir fortaleciendo la labor".

Durante la última ceremonia de rendición de cuentas de Ray Guevara a la cabeza del TC, realizada en la sede de la Corte Suprema de Justicia, el jurista resaltó la "difícil tarea" que recae sobre el Consejo Nacional de la Magistratura con la selección de los jueces que presidirán el tribunal. Asimismo, indicó que desean que sean incorporadas por lo menos dos mujeres.

"Sobre el Consejo Nacional de la Magistratura recae la difícil pero patriótica y valiente misión de elegir a los próximos jueces. Confiamos en que será una selección consciente y responsable pensando en la consolidación y estabilidad del TC, que es un patrimonio del pueblo dominicano y de nuestra democracia", manifestó.

"Pronto, el tribunal contará con cinco nuevos jueces a quienes les tocará seguir fortaleciendo la labor que se ha realizado en esta primera etapa. Como constante defensor de la cuota femenina en todos los estamentos del Estado, deseo fervientemente que sean incorporadas, al menos, dos nuevas juezas que fortalezcan la representación de la mujer, sobre todo que somos cinco hombres los salientes", puntualizó.

"He llegado a la conclusión de que la anhelada justicia independiente no se puede lograr verdaderamente sin jueces independientes en su ejercicio y dignidad. El juez que busca ventajas personales, sociales, políticas o económicas, canojías o privilegios está vendiendo su alma y su dignidad, y traicionando el juramento que prestó al iniciar sus funciones", añadió el reputado constitucionalista.

"Estamos dejando un tribunal que es una especie de transbordador espacial, listo para seguir navegando en nuestra patria, al servicio de la ciudadanía. La solidez y el prestigio del TC se mantendrán con el trabajo tesonero y abnegado de sus jueces y servidores constitucionales. De toda la familia constitucional, depende especialmente caminar y acrecentar un legado jurisprudencial", sostuvo.

"El gran legado de la primera composición del Pleno es una jurisprudencia cuyo alcance y contenido no tiene precedentes en nuestro país; pero, sobre todo, que en nuestras manos se mantuvieron incólumes nuestra nacionalidad, la soberanía nacional, la democracia, la academia, de la educación, de la política, de la administración, los medios de comunicación, de la vida privada de las personas, de las empresas, de las instituciones militares y policiales, la salud, la seguridad social, el ejercicio de las profesiones jurídicas y liberales, la reforma agraria, la expropiación de bienes, los recursos naturales y el medio ambiente, la soberanía nacional, la autonomía de los órganos constitucionales, la migración, la nacionalidad dominicana, el patrimonio nacional y, no menos importante, la protección de los sectores más vulnerables: la mujer, la niñez, la adolescencia y la vejez', indicó.

Respeto a decisiones
El Presidente del TC también trató en su discurso que los nuevos miembros velen por el cumplimento de las sentencias, destacando que el órgano no debe limitarse sólo a emitir la sentencia, sino que deben, igualmente, gestionar su cumplimiento para que no quede como "letra muerta".

"No basta con emitir sentencias fundadas en derecho, si las mismas no se ejecutan. El incumplimiento de las sentencias representa una vulneración grosera de la tutela judicial efectiva y un retroceso importante en la consolidación del Estado Social y Democrático de Derecho. La inejecución de las decisiones las convierte en letra muerta", afirmó. "He llegado a la conclusión de que la anhelada justicia independiente no se puede lograr verdaderamente sin jueces independientes en su ejercicio y dignidad. El juez que busca ventajas personales, sociales, políticas o económicas, canojías o privilegios está vendiendo su alma y su dignidad, y traicionando el juramento que prestó al iniciar sus funciones", agregó.

Una sede digna
Además, resaltó que aún no se ha concluido el proyecto de la infraestructura para el TC puesto en marcha por el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) y que espera que sea concluida lo más pronto posible para que puedan disfrutar de una sede "digna".

"La construcción del edificio jurisdiccional prometido por el MOPC para el año 2018 mantiene su lento curso y lejos de cumplirse el nuevo objetivo de marzo 2024. Podrán observar en la proyección audiovisual que, a la fecha, las estructuras metálicas están levantadas hasta nivel de los parqueos y las losas de concreto parcialmente ejecutadas", sostuvo.

"Los últimos cinco jueces de la primera matrícula del TC nos vamos sin haber visto concluido el edificio institucional. Confiamos en la buena voluntad, el interés y la disposición del presidente de la República para que más temprano que tarde, tengamos una sede digna para el Tribunal Constitucional", agregó.

El legado personal
"Si colocamos en balanza que de las más de siete mil sentencias emitidas, sólo ciento doce están pendientes de ejecución, nuestra mirada objetiva nos indica que un 98.4% de las decisiones han sido ejecutadas y apenas un 1.6% se encuentra pendiente de ejecución", indicó el magistrado, que sale del TC tras cumplir 12 años en el puesto.

"Tras doce años de intensa, pero inmensamente fecunda labor, concluyo mi mandato manifestando mi eterna gratitud al pueblo dominicano por su constante apoyo y confianza depositados en el Tribunal Constitucional. Me inunda la satisfacción plena del deber cumplido", expresó.

Asimismo, hizo un llamado a sus colegas a "aferrarse a las Constitución" como si se tratara de una Biblia, ya que esta Carta Magna es la que proporciona las herramientas para desarrollar la soberanía nacional.

"Aferrémonos a la Constitución como carta de ruta de la Nación y biblia institucional de la República Dominicana. Ella nos ofrece las herramientas necesarias para convertirnos en aguerridos centinelas de la defensa de la soberanía nacional, de nuestra identidad nacional, de nuestros símbolos patrios: la Bandera Nacional, el Escudo Nacional y el Himno Nacional. Tatuémonos en el corazón y en nuestras manos el lema sacrosanto: Dios, Patria y Libertad, pues así como Dios es eterno, nuestra Patria, la República Dominicana, será siempre eterna. ¡Viva la República Dominicana! ¡Viva Juan Pablo Duarte! ¡Vivan los Padres de la Patria!", concluyó ante el aplauso de los presentes.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button